Fútbol /// Vincenç Gaimundi fue el mejor jugador de los ciutadellencs en un partido con poca historia

Demasiado Mallorca

El Atlètic sucumbió sin posibilidad alguna en el feudo del líder de la Tercera División. Siempre los de Palma mandaron el partido y el tanto de honor de los visitantes llegó en el tramo final

Valorar:
Nunca vista
preload

Sergi Enrich. El delantero ciutadellenc del Mallorca se queja de una falta de Marcos ante Douglas

06-11-2015

José M. Marro    Palma
El Atlètic estrenó el 2009 con clara derrota ante un Mallorca B que, visto lo visto ayer en 'Son Bibiloni', está a años luz del conjunto de Yeray Rodríguez. Los de Ponent bastante hicieron con aguantar el tipo durante buena parte del partido, aunque al final cayeron cuatro goles dentro del marco de Jesús Sastre. Y pudieron ser algunos más, pero ya fue suficiente.
 Y es que el once ciutadellenc, en plena reconstrucción debido a las altas y bajas producidas durante las últimas semanas, venía a Palma a hacer lo que buenamente pudiese. Y así fue. El Mallorca B, líder, imbatido y que cuenta como delantero titular al ciutadellenc Sergi Enrich, manejó el partido cuando y como le convino. Primero Alberto y después Pons - este en la segunda parte - marcaron con su particular diapasón el ritmo de juego de un once rojillo que en la primera parte coleccionó ocasiones y errores en el remate.

El propio Sergi Enrich, Pina, Dani Castellanos, etc., erraron sendas opciones de batir a un Atlètic que aguantaba bien en la zona de retaguardia, aunque las carencias comenzaban en el centro del campo. Solo los regalos que el 'tiqui taca' rojillo concedía al once menorquín permitían que tanto Caio como Chupi tuviesen algo de presencia en ataque. En cualquier caso, Tomeu Nadal podía haberse ido a tomar café en el primer tiempo ya que la productividad en ataque visitante fue prácticamente nula. Con el gol de Carlos con la testa, se rompía el partido, justo en el tramo final de un primer tiempo malo de solemnidad, pero en el que solo los locales pusieron los argumentos suficientes sobre la cancha para ir por delante en el electrónico.

Tras el descanso, el Atlètic salió con nuevos bríos. Buscó más el marco contrario, se quitó de encima el encorsetamiento defensivo que lo maniató en los primeros cuarenta y cinco minutos e intentó buscar la igualada. Solo eso, intentos. La realidad es que la entrada de Pons por parte local acabó de destrozar al Atlètic. Todo ello, más la genialidad de Alberto desde su casa y el oportunismo que ante sus paisanos marcó su gol número 12 en la presente liga cerró un partido que solo rubricó a nivel de anécdota el veterano Vicenç Gaimundi, que dicho sea de paso, fue el mejor de los quince que se desplazaron hasta 'Son Bibiloni'.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.