Baloncesto /// LEB Oro

Un Menorca-Grupo Iruña con el dilema de la Copa Príncipe

Situada en medio de la Liga regular, la competición copera supone un coste económico sustancial y un desgaste deportivo que puede notarse después

| Maó |

Valorar:
Visto 2 veces

El Menorca Bàsquet prepara el partido de mañana ante el Grupo Iruña con un dilema “copero”. Los últimos resultados han variado sustancialmente las posibilidades de los menorquines de disputar la Copa Príncipe, para el que ya tiene lugar preferente asegurado el Iberostar Canarias como equipo que lidera con suficiencia la LEB Oro.

Si los menorquines vencen al Grupo Iruña y el otro candidato a disputar la final en la pista canaria, el Burgos, cae su partido ante el Breogán, los de Josep Maria Berrocal se habrían ganado el derecho a jugar una final que se jugaría el miércoles día uno de febrero. El 64-65 con el que se impuso el equipo menorquín al burgalés en la octava jornada desharía el empate entre ambos.

Ni que decir tiene que poder participar en competiciones de alto nivel con la posibilidad de ganar un trofeo de este calibre es, en principio, una cuestión de prestigio. Pero, en los tiempos que corren, con la prioridad de ahorrar en el aspecto económico, por un lado, y de optimizar recursos deportivos para la liga, por otro, el jugar esta competición podría ser tomado como un inconveniente, a pesar de que el vencedor, en caso de quedar segundo en la liga, obtendría el derecho de jugar todos sus partidos de Play-off con el factor cancha a favor.

La economía manda y más en una SAD como la menorquina, acuciada por un proceso concursal en la que se mide sobremanera cada concepto del presupuesto. Y el desplazamiento a la pista del Iberostar Canarias es el segundo más caro para el club, solamente superado por la visita al otro equipo canario, La Palma.

Es evidente que el conjunto menorquín, como siempre y en toda circunstancia, saldrá a darlo todo para ganar, en este caso, al Grupo Iruña de Ángel Jareño. Pero quizá desde el club se desee que el Ford Burgos, por su parte, venza al histórico Breogán y eliminar de un plumazo un gasto más.

Además, no hay que desdeñar que, desde el punto de vista puramente deportivo, el desgaste físico que comportaría jugar entre semana una final ante un rival fuerte como el Iberostar canario, en un desplazamiento largo y sin que la competición de liga se pare, puesto que antes de ese partido se disputa la jornada vigesimoprimera y después del mismo la vigesimosegunda. Para el Menorca, eso significa que, antes de ir a Canarias, se ha de desplazar a La Rioja para jugar contra el Knet&Eniac. Y, después de la Copa, recibir en casa al Girona de Zan Tabak.

Con la lógica prioridad puesta en la liga, y con el precedente fresco en la memoria de la participación hace dos temporadas de la Copa en la que el Menorca se enfrentó al Melilla, iniciando una dinámica negativa de resultados que costó mucho superar, no es de extrañar que todos deseen ganar al Iruña... pero que el Burgos haga lo propio con el Breogán.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.