Turno para Jaume Matas en el banquillo de los acusados

Dos años después de que se destaparan las presuntas irregularidades, el expresidente balear se enfrenta a una pena de ocho años y medio de cárcel

| Palma |

Valorar:
Visto 2 veces
preload

Jaume Matas. El expresidente del Ejecutivo balear, al llegar a una de sus comparecencias ante el juez. - Archivo

06-11-2015

Más de dos años después de que estallase el caso Palma Arena y con una fianza penal de dos millones y medio de euros a sus espaldas, el expresidente del Govern Jaume Matas se sentará por primera vez mañana lunes en el banquillo de los acusados. El exlíder del PP balear y exministro de Medio Ambiente será juzgado por presuntos delitos de malversación, fraude, falsedad en documento oficial, prevaricación y tráfico de influencias, por los que la Fiscalía Anticorrupción solicita un total de ocho años y medio de cárcel contra él, la misma pena que reclama la Abogacía de la Comunidad Autónoma.

En concreto, su cita con la justicia tendrá lugar ante el tribunal de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Palma en una vista fijada, a lo largo de trece jornadas, hasta el día 31 de enero. Sin embargo, Matas no es el único acusado ya que junto a él serán enjuiciados el periodista Antonio Alemany, el ex jefe de prensa de Matas, Joan Martorell, su exjefa de gabinete, María Umbert, la exjefa de gabinete de la Conselleria de Presidencia Dulce Linares y el director de la agencia de comunicación Nimbus, Miquel Romero.

Todos ellos prevén ser interrogados durante los dos primeros días de la vista oral (9 y 10), mientras que posteriormente desfilarán ante el tribunal un total de 38 testigos (los días 12, 13, 16, 17 y 19), se practicará la prueba documental (23 de enero), las acusaciones expondrán sus conclusiones e informes finales (día 24), las defensas presentarán sus informes (días 26 y 27) y finalmente habrá dos días reservados para posibles eventualidades (30 y 31).

Se trata de la pieza número 2 de las 26 que integran el caso Palma Arena, en el marco de la cual el Ministerio Público y la acusación particular postulan que los acusados pactaron beneficiar de forma arbitraria e irregular a Alemany y a sus sociedades con fondos públicos que según los investigadores ascendieron a un total de 483.186 euros. Todo ello después de que el articulista acudiese a Matas en busca de una forma de retribuirle la elaboración de sus discursos e intervenciones públicas.

Unas acusaciones que ha negado hasta el momento el expresidente al asegurar que nunca se concertó con el periodista para que éste cobrase por sus servicios “fuera de los cauces legales”, por lo que su defensa, ejercida por el letrado Antonio Alberca, solicita su libre absolución. También el abogado de Alemany, Javier Fernández, pide que su patrocinado sea absuelto de las acusaciones que pesan sobre él.

Servicios previos

No obstante, los fiscales Pedro Horrach y Juan Carrau así como la abogada del Govern María Ángeles Berrocal sostienen que Alemany acudió a Matas para solicitar una forma de retribuirle los servicios que le venía prestando desde antes de que éste fuese presidente -elaboración de discursos e intervenciones públicas-, una conducta que, “adornada con las formalidades legales necesarias”, habría llevado a cabo durante toda la legislatura 2003-2007 compatibilizando la redacción de los mismos con la crítica periodística “favorable” a través de los medios en los que Alemany colaboraba.

La intención del periodista, según las acusaciones, era no aparecer públicamente como autor de los discursos y percibir subvenciones públicas para sus distintas empresas, con el “pleno conocimiento” por parte de Matas de esta contratación encubierta que generaba además la creación de “un clima de opinión favorable al presidente” y permitía “ensalzar la actividad política de Matas”.

Mientras tanto, otra de las acusaciones vertidas se refiere a la subvención de 449.734 euros concedida a la Agencia Balear de Noticias (ABN), creada expresamente por Alemany para poder optar a esta cantidad y camuflar de este modo la verdadera intención de la subvención: poner en marcha un periódico digital -”Libertad Balear”- afín a la actuación del gobierno del PP, motivo por el cual Matas accedió a esta solicitud. Alemany situó a uno de sus sobrinos como administrador único de ABN presuntamente para ocultar su participación y poder solicitar la subvención.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.