Las empresas tienen un plazo de ocho meses y deberán pagar 4.000 euros por plaza a los consells

El Govern aprueba el decreto para legalizar plazas hoteleras

La nueva norma limita el crecimiento en superficie de los establecimientos a un 10 por ciento, para que puedan mejorar la oferta en sus instalaciones

Valorar:
Visto una vez
preload

Consell de Govern. Joana Barceló, Francesc Antich y Miquel Nadal anunciaron ayer las medidas

06-11-2015

EUROPA PRESS    Palma
El Govern aprobó ayer el Decreto Ley de medidas urgentes para el impulso de la inversión en Balears, que entre otros aspectos, establece un plazo de ocho meses para que los establecimientos puedan legalizar las plazas turísticas alegales, para lo cual deberán pagar 4.000 euros por plaza al respectivo consell insular, lo que supondría que en Mallorca se podrían obtener entre 70 y 90 millones de euros, que serían destinados a la mejora de las zonas turísticas.

Precisamente, el conseller de Turismo, Miquel Nadal, avanzó que el próximo jueves, el Consell de Mallorca aprobará la creación del Consorcio que se encargará de regularizar estas plazas, que se encuentran "ocultas, pese a que pagan sus impuestos a Hacienda", mientras que el resto de instituciones insulares constituirán un órgano similar en los próximos meses.

Tras la aprobación del conocido como 'decreto Nadal', el presidente del Govern, Francesc Antich, detalló que la normativa, que no descarta tramitarla en el Parlament para que el PP haga sus aportaciones, también limita el crecimiento en superficie de los establecimientos turísticos a un 10 por ciento, para que puedan mejorar sus instalaciones con gimnasios, spas o piscinas cubiertas. Respecto al crecimiento en altura, el conseller de Turismo, Miquel Nadal, subrayó que sólo se permitirá para construir la caja del ascensor o de la escalera.

Por otra parte, Nadal destacó que el decreto con el que se pretende "mejorar la competitividad" y mantener y crear nuevos puestos de trabajo en las Islas, establece un periodo de dos años para que los establecimientos turísticos puedan incrementar sus volúmenes en un 10 por ciento, aumentar de categoría o modificar usos y reordenar sus actividades, siempre y cuando cuenten con un informe preceptivo y vinculante de la Administración competente.

El conseller resaltó que otra de las grandes ventajas de esta iniciativa es la agilización y la simplificación de los trámites turísticos para llevar a cabo inversiones en los establecimientos, ya que si hasta ahora requerían de una autorización previa y otra de actividad, ahora sólo será necesaria una autorización "sectorial única".

Trámites
Por su parte, Antich remarcó que el decreto no sólo es ventajoso para el sector turístico, sino también para otras inversiones privadas, dado que se crea el modelo de declaración responsable, que permitirá que para acometer una determinada obra no sea necesario contar con una licencia, siempre y cuando no se trate de una urbanización o una edificación, tal como se ha hecho en Catalunya con las agencias de viajes.

Asimismo, se crea la Declaración de Interés Autonómico e Insular, que posibilitará que todas aquellas obras públicas que cuenten con esta declaración, que deberá ser aprobada por el Consell de Govern o los respectivos consells insulars, puedan reducir los plazos de la tramitación para que las actuaciones se lleven a cabo de una forma más rápida.

En el caso de la reforma de la Platja de Palma, el presidente del Ejecutivo desveló que se podrán tener las licencias de obras y, por tanto, se podrán comenzar los trabajos que tengan un uso turístico sin esperar a que el plan urbanístico municipal de Palma se adapte al Plan Territorial de Mallorca. Asimismo, agregó que esta misma excepción se podrá aplicar a otras posibles actuaciones urgentes y, en este sentido, indicó que Eivissa ya está estudiando hacer lo mismo con la reforma de la Platja d'en Bossa.

Otra actuación novedosa es que las empresas embotelladoras de agua natural de la Serra de Tramuntana podrán crecer en un 10 por ciento, con el fin de que puedan cumplir las normativas europeas, ya que, según recordó, en la actualidad tenían "muchas dificultades" para adaptarse a esta legislación.

"El Govern ha hecho su trabajo y ahora hacemos una llamada al mundo empresarial para que se emplee, con el fin de que seamos capaces de dar seguridad a mucha gente que, en este momento, no tiene trabajo y, al mismo tiempo, para que nuestra oferta turística sea cada vez más competitiva y podamos seguir manteniendo el liderazgo en esta materia", sentenció Antich.

El presidente del Ejecutivo precisó que la aprobación de este decreto no significa que todo lo que se ha hecho hasta ahora en materia turística haya sido un "error", sino que tras mantener varias reuniones con los empresarios y las distintas instituciones, se llegó a la conclusión de que con la legislación actual, los proyectos "se alargaban mucho en el tiempo y, sobre todo, las inversiones importantes".

Construcción
Antich recalcó que esta normativa supondrá un impulso para el sector de la construcción, si bien admitió que desconoce cuántos puestos de trabajo se crearán gracias al decreto. Respecto a las críticas del GOB, que sostuvo que el decreto "desregula, exonera o amnistía" durante un plazo de dos años toda la anterior legislación urbanística de las islas, Antich destacó la "apuesta clarísima" del Ejecutivo por "eliminar la creación de nuevos suelos urbanizables en zonas de gran valor natural y paisajístico", para evitar, además, el crecimiento del turismo residencial, que "va en contra" de la industria hotelera.

Por su parte, Miquel Nadal remarcó que el decreto pretende hacer lo mismo que han hecho los gobiernos de España, Francia y Reino Unido, que han aprobado medidas para "combatir la crisis con la diferencia de que en Balears, en lugar de aportar dinero público, se facilita que sea la inversión privada la que lleve adelante la mejora de competitividad y la creación de empleos en dos años".

"El objetivo es que nuestro sector siga liderando la actividad turística a nivel mundial", sostuvo el conseller, quien resaltó que tanto empresarios, como sindicatos, están "absolutamente satisfechos" con este "buen" decreto, cuya aprobación "no se la hubieran creído" los hoteleros hace unos meses.

Los hoteleros mallorquines destacan el consenso
El presidente de la Federación Hotelera de Mallorca, Antonio  Horrach, destacó ayer que el decreto ley para mejorar la planta hotelera, aprobado en Consell de Govern, es fruto de un consenso de muchos partidos, sindicatos y de la patronal del sector y "positivo para el conjunto de las Islas".

En declaraciones a Europa Press, en el marco de la Feria Internacional de Turismo (FITUR), Horrach detalló que se siente  "contento" por su aprobación, dado que es una medida que no sólo afecta a los hoteleros sino que repercute en "beneficio" de toda la Comunidad.

Horrach detalló que con la aprobación del decreto de medidas urgentes, toca a los empresarios "ponerse en marcha", y especificó que una de las cualidades de esta iniciativa es que es "paralela" al Plan Renove del Gobierno central.

Horrach añadió que a partir de la próxima semana los  sectores harán "lo que les corresponda" y dijo que este mismo jueves se mantendrá una reunión con los sindicatos para tratar también la situación de la figura del condominio.

De hecho, anunció que la Federación se reunirá con los sindicatos para suscribir todos los puntos que "les preocupan" y, añadió que "vamos a garantizar que la figura del condohotel por fin tire para adelante".

Sobre esta cuestión, Horrach explicó que esta categoría "ha  quedado fuera" del decreto porque corresponde tratarlo en una segunda fase que ya ve próxima. "Yo creo que en poco tiempo sacaremos adelante  la figura del condohotel".

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.