Los juzgados de lo mercantil recibieron más de 200 declaraciones concursales por quiebra o suspensión de pagos en Balears

Trabajo tramitó 68 regulaciones de empleo en las Islas en 2008

Los expedientes afectaron a 555 personas, 21 en Ciutadella, único municipio menorquín que aparece en la estadística, aunque hay procedimientos abiertos que engrosarán la lista de 2009

Valorar:
Visto una vez
preload

Gomila Melià. La situación de quiebra de la fábrica de calzado de Alaior llegó al Juzgado de lo Mercantil en noviembre del año pasado

06-11-2015

F. Saborit    Maó
Un total de 555 trabajadores de Balears se vieron afectados en 2008 por expedientes de regulación de empleo, 21 de ellos en Menorca, concretamente en Ciutadella, según los datos proporcionados por la Conselleria balear de Trabajo, que tramitó 68 procedimientos de los cuales 20 fueron de despido colectivo, 40 de suspensión temporal de las relaciones laborales y 8 de reducción de jornada.

En el caso de Ciutadella, de los 21 trabajadores afectados un total de diez perdieron sus puestos de trabajo y once vieron sus contratos suspendidos temporalmente. La estadística provisional, ya que a finales de 2008 entraron en la Conselleria de Trabajo nuevos expedientes que están en trámite o pendientes de informes de la Inspección, indica que inicialmente las solicitudes presentadas por empresas en situación de crisis afectaban a 926 trabajadores, cifra que, tras el análisis de cada caso por la Administración, se rebajó a los 555 contabilizados al cierre del ejercicio.

Por municipios, la capital, Palma fue la más castigada por la destrucción de empleo, con 182 trabajadores incluidos en expedientes reguladores, seguida de Inca, Paguera y Cala d'Or.

El goteo de empresas en dificultades se registra asimismo en los juzgados 1 y 2 de lo Mercantil de Palma, donde se dirimen los casos de sociedades que se declaran en situación concursal, bien por quiebra o por suspensión de pagos. En el Juzgado de lo Mercantil número 1 se presentaron el año pasado -a falta de cerrar el último trimestre-, un total de 75 declaraciones concursales, mientras que en el Juzgado número 2 la cifra de 2008, ya cerrada, ascendió a 142. En total más de 200 empresas de las Islas que acudieron a los tribunales por no poder hacer frente a sus obligaciones.

Fijos-discontinuos
Para eludir nuevos expedientes de regulación de empleo y el cierre de empresas el sindicato UGT está negociando la conversión de contratos fijos en fijos-discontinuos en cinco empresas de Menorca, repartidas entre los municipios de Maó y Ciutadella y pertenecientes en su mayoría al sector del metal, que en la Isla se reduce prácticamente a la actividad bisutera. La reconversión de los contratos, sobre la que tienen la última palabra los trabajadores, según manifestó el secretario general de UGT, José Reyes, supone trabajar diez meses y pasar otros dos en el desempleo cobrando prestaciones. Esta negociación afecta a entre 80 y 90 trabajadores, según UGT, que forman parte de las plantillas de empresas con pérdidas justificadas que pueden verse abocadas al cierre.

Reconvertir contratos para salvar puestos de trabajo
"Prefiero 40 fijos-discontinuos que otros 40 parados", ha declarado José Reyes, secretario general de UGT, quien asegura que la fórmula de convertir trabajadores fijos en fijos-discontinuos "se hizo hace 15 o 20 años con el calzado y funcionó, ha permitido que se mantengan muchas empresas de Menorca". El dirigente sindical afirma que "queremos el máximo empleo fijo pero sobre todo queremos que no se acabe con la industria y salvar los puestos de trabajo que podamos". La bisutería, que hace años que se enfrenta a una competencia feroz con los productos asiáticos y tiene una producción estacional, ha visto cómo se agudizan sus problemas con la crisis económica. Según Reyes, las empresas que negocian "están por la labor" de seguir adelante.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.