Los técnicos detenidos pasaron ayer a disposición judicial

El PP pide dimisiones por el derrumbe del hotel Son Moll

Los socialistas advierten de que al Ayuntamiento le correspondía el control de la legalidad urbanística pero no el de la seguridad de las obras sin licencia

Valorar:
Nunca vista

M.V.    Palma
El PP exigió ayer que se asuman responsabilidades políticas por la muerte de cuatro obreros en el derrumbe del hotel Son Moll en Cala Ratjada, donde se efectuaba una reforma sin la licencia municipal correspondiente.

El portavoz del partido, Carlos Simarro, anunció que pedirán la dimisión del alcalde de Capdepera, Bartomeu Alzina, del PSIB-PSOE, si se confirma que hubo negligencia del Ayuntamiento al no paralizar las obras.

En un comunicado, la Federación Socialista de Mallorca (FSM) subrayó que son los tribunales "los que deben determinar el grado de responsabilidad penal y administrativa" en relación al siniestro. Sin embargo la FSM advirtió de que "el control de la seguridad no corresponde al Ayuntamiento", al que compete velar por el cumplimiento de la legalidad urbanística, aspecto en el que se realizaron "todos los pasos habituales". "Las circunstancias en las que estaban los trabajadores no dependían ni del Ayuntamiento ni de su alcalde, puesto que hasta que no se aprueba la licencia de obras, los promotores no informan al Consistorio del Plan de Seguridad y Salud de la obra", reza el comunicado al respecto.

Los socialistas aseguran que se está "impulsando un juicio paralelo, totalmente injusto, para desviar la atención de los que seguramente son los verdaderamente responsables".

El Ayuntamiento de Capdepera requirió en tres ocasiones la paralización de las obras por carecer del permiso municipal.

Diligencias
Los tres detenidos por el accidente del hotel Son Moll, el arquitecto, el aparejador y el jefe de obra del proyecto de reforma, prestaron ayer declaración ante la jueza de Manacor, que instruye las diligencias previas. La lluvia sigue siendo la causa más probable del derrumbe, pero se investigan las presuntas irregularidades cometidas al ejecutar el proyecto sin licencia.

Por su parte los propietarios del establecimiento siniestrado, la empresa Serrano Hotels, afirma que siempre se han cumplido los horarios laborales fijados por la ley y que nunca ha presionado para acelerar las obras. Los sindicatos aseguraron el miércoles que los operarios trabajaban a marchas forzadas para que la reforma estuviera lista en mayo.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.