Un niño desapareció dos días jugando en casa de un amigo

El menor relató a los periodistas que nada más salir vio un cartel con su fotografía colgado en una farola en el que se alertaba de su desaparición

| Madrid |

Valorar:
Visto una vez
preload

Madre. La madre de Daniel habla con la prensa - Reuters

06-11-2015

El niño de diez años que estuvo desaparecido durante dos días declaró ayer a los medios que no se había dado cuenta de lo que pasaba porque se lo estaba “pasando muy bien” jugando a la PlayStation en casa de un amigo, vecino suyo de Alcobendas.

El pequeño Daniel, entre preocupado por el disgusto que había dado a su madre y abrumado por la presencia de la Policía y los periodistas, explicó que el pasado día 2 se había encontrado por la calle con su amigo, que es compañero de judo, y decidió irse con él a jugar a su casa “porque tiene muchos juguetes” y en su casa no le dejan pasar tiempo con la Play.

“No me he dado cuenta porque me lo estaba pasando muy bien”, afirmó Daniel, que en este tiempo dijo estar jugando “a la Play, al bingo y a otras cosas”, aunque en teoría le había dicho a su madre que iba a casa de su abuela.

Ayer por la mañana, la madre del otro niño, después de que su novio le alertara de que había visto que por la red social Facebook se estaba buscando a Daniel, decidió llevarlo hasta la puerta de su casa, muy próxima al lugar donde pasó estos dos días.

El menor relató que nada más salir vio un cartel en el que se alertaba de su desaparición con su fotografía colgado en una farola, y se encontró con varios medios de comunicación al llegar a su casa.

La madre de Daniel, que es viuda y tiene otro hijo de 16 años, confesó que lleva dos días sin dormir porque no sabía qué podía haber ocurrido, ya que su hijo “tiene sus actividades y no es de quedarse en casa de nadie”, y reprochó a la madre del otro menor que no le haya comentado que estaba en su domicilio.

“No entiendo cómo una madre tiene a un niño en su casa y no avisa a sus padres”, dijo, convencida de que su hijo ha aparecido por la presión mediática.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.