Rajoy asegura que sabe lo que hacer para "mejorar la reputación" de España

Afirma que su objetivo es "crear empleo" y anuncia la aprobación antes del verano de una ley de emprendedores. El Gobierno pide "responsabilidad" para que haya un acuerdo en la reforma laboral

| Madrid |

Valorar:
Visto una vez
preload

Rajoy. El presidente del Gobierno señaló que la cifra de parados en 2011 llegó a 5,4 millones - Reuters

06-11-2015

Mariano Rajoy lanzó ayer sábado en Málaga un mensaje de esperanza al asegurar que el Ejecutivo sabe “perfectamente” lo que tiene que hacer para “mejorar la reputación” de España. En su primera intervención pública tras ser investido presidente, el líder del PP indicó que su objetivo es “crear empleo” y, para ello, anunció la aprobación antes del verano de una ley de emprendedores. Rajoy también se refirió a la “necesaria” reforma laboral y pidió “responsabilidad” a empresarios y sindicatos para que se pueda llegar a un acuerdo.

“Vivimos en una situación difícil”. Las primeras palabras del presidente del Gobierno en el marco de la Convención Autonómica del PP-A celebrado ayer en Málaga hacían presagiar un mensaje pesimista. Sin embargo, Mariano Rajoy dejó ver ‘una luz al final del túnel’ al afirmar que sabe “perfectamente” lo que tiene que hacer “para mejorar la reputación de España”.

En su primera intervención pública tras ser investido presidente el pasado mes de diciembre, Rajoy se refirió a la cumbre de líderes europeos del próximo 30 de enero, donde adelantó que hará “una apuesta firme y contundente” por el euro.

En una semana marcada por la rebaja en dos escalones de la calificación de España por parte de Standard & Poor’s (S&P), el líder del PP subrayó que “sabemos lo que hay que hacer en Europa” y que en la cumbre extraordinaria de la UE dirá “lo que creo que hay que hacer”.

Entre sus propuestas está clara una premisa, la de que “todos los países de la Unión Europea tienen que hacer reformas económicas”.

Asimismo, el jefe del Ejecutivo hizo hincapié en que la Unión Europea tiene que resolver los problemas de financiación. “Sabemos lo que hay que hacer, lo tenemos muy claro y lo vamos a hacer”, insistió Rajoy.

Aseguró que el “gran objetivo” de su partido es “crecer, crear empleo y mantener el Estado de Bienestar” y por él “vamos a dar la batalla”.

Por este motivo, lamentó el cierre de 2011 con “5,4 millones de personas que quieren trabajar y no pueden hacerlo” e indicó que “todos nuestros esfuerzos y políticas estarán dedicadas a ello”, lo que “nos permitirá mejorar y mantener el Estado de Bienestar”.

Para conseguir eso, defendió una serie de instrumentos, y anunció que antes del verano se aprobará una ley de emprendedores, que “les estimule y les diga que son los que tienen que generar riqueza y bienestar en España”.

Asimismo, Rajoy reclamó el control del déficit público, puesto que “las administraciones públicas no pueden gastar lo que no tienen”, precisó, porque “no es sano” y porque supone pedir préstamos, lo que a su vez hace que “se queden sin dinero las pequeñas y medianas empresas, las familias y los autónomos, que son los que tienen que generar riqueza y empleo”.

En este sentido, dijo que, aunque “sean difíciles”, vamos a tomar medidas para controlar el déficit público porque “lo irresponsable sería no hacerlo”.

Sobre la futura Ley de Estabilidad y Sostenibilidad Presupuestaria señaló que permitirá que todas las administraciones tengan un techo de gasto y endeudamiento y “no podrán gastar cantidades desmesuradas como ha ocurrido en los últimos años”. “Las familias se han apretado el cinturón y también todas las administraciones”, apostilló el líder ‘popular’.

De este modo, destacó a su vez que habrá una reducción considerable de organismos autónomos, entes públicos y fundacionales, dejando claro que “también es una obligación de las comunidades autónomas, de los ayuntamientos, de las organizaciones empresariales y de las sindicales, de todos”.

Durante su intervención declaró  también que España necesita crédito porque “sin él no hay inversión y sin inversión no hay empleo ni bienestar ni riqueza ni nada”. Por tanto, incidió en que habrá reformas en el sistema financiero y ha defendido aspectos como “transparencia, saneamiento y que los activos se valoren en su verdadero valor”.

En este punto, reclamó “más fusiones” porque “España tiene que tener un número de entidades financieras de un tamaño razonable y sensato, que generen credibilidad y respeto y que den créditos a los ciudadanos”. Y esto “sin que le cueste dinero al contribuyente, porque no tiene la culpa”, advirtió.

“Vamos a defender los intereses generales de todos”, aseguró Rajoy, “y pediremos un esfuerzo más grande al que puede hacerlo, pero no al que no puede”.

El líder del PP manifestó que el Gobierno intentará ser justo y equitativo en sus decisiones y añadió que “ya hemos empezado a poner las bases para que España salga de esto con fuerza, para que haya un crecimiento sostenido y estable y para recuperar reputación y decir que éste es un gran país”.

Como no podía ser de otra manera, el líder del Ejecutivo también hizo referencia a la reforma laboral y ha pedido “responsabilidad” a las organizaciones empresariales y sindicales para llegar a un acuerdo.

Rajoy reconoció que “la legislación laboral actual no es buena para crear empleo” y que “la reforma laboral no es la panacea”, pero “es otro paso más en la buena dirección”. “La reforma es necesaria y lo sabe todo el mundo, incluidos los que no la quieren”, ha aseverado, insistiendo en que se acometerá, por lo que espera que muchos se sumen, que apuesten por el empleo y den un mensaje de ilusión a numerosos jóvenes y mayores.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.