la policía ha constituido una unidad especial de investigación formada por más de 100 personas

Australia persigue a los culpables

El primer ministro promete que las zonas arrasadas por los violentos incendios serán reconstruidas "ladrillo a ladrillo y escuela a escuela". El número de víctimas mortales se aproxima ya a las 200

Valorar:
Nunca vista
preload

Satélite. Imagen en la que se aprecia la extensión de la catástrofe

06-11-2015

El primer ministro promete que las zonas arrasadas por los violentos incendios serán reconstruidas "ladrillo a ladrillo y escuela a escuela". El número de víctimas mortales se aproxima ya a las 200

Otr-Press  /  Sidney
Las autoridades australianas continúan la búsqueda de los responsables de los grandes incendios forestales que están devastando el sureste del país, para lo cual el Gobierno ha constituido una unidad especial de investigación de la Policía integrada por más de 100 personas. El primer ministro se dirigió ayer al país, prometiendo que las zonas arrasadas por el fuego serán reconstruidas "ladrillo a ladrillo y escuela a escuela".

Además de cerca de 200 fallecidos, los fuegos, que sobre todo han afectado al estado de Victoria, han dejado 500 heridos, medio centenar de desaparecidos y 1.000 hogares destruidos en las cerca de 360.000 hectáreas arrasadas, informan los medios australianos según el último balance de las autoridades.

La nueva unidad policial, Task Force Phoenix, trabajará con la oficina del juez de instrucción de Victoria, así como con los responsables del cuerpo de bomberos y de los servicios sanitarios para investigar las muertes provocadas por el fuego. Los detectives han acordonado varios lugares, incluido el pueblo de Maryville, que quedó completamente destruido por las llamas, ante la posibilidad de encontrar pruebas incriminatorias.

En Australia, provocar un fuego de manera deliberada con resultado de muerte conlleva una sentencia de hasta 25 años de prisión, mientras que iniciar un incendio forestal intencionadamente o de manera imprudente acarrea una pena de un máximo de 15 años. Además, el fiscal general de Australia, Robert McClelland, aseguró que los responsables podrían ser acusados de asesinato.

En un discurso ante el Parlamento en la capital, Canberra, el primer ministro australiano, Kevin Rudd, se refirió a los causantes de los incendios, muchos de los cuales se sabe que fueron provocados, y los calificó como "gente diabólica" que ha cometido un acto "incomprensible". En su opinión, "no hay excusa para esto", e insistió en definir el incendio como un "crimen masivo y a gran escala". "Nos quedamos sin palabras ante la posibilidad de que alguno de estos incendios haya sido deliberado", afirmó.

Los residentes del estado de Victoria continúan en alerta cuatro días después de que se declararan los incendios, ya que más de una docena de fuegos continúan ardiendo sin control. Pese a que las temperaturas han descendido en la región, después de alcanzar récords de 47 grados durante el fin de semana, las autoridades de Victoria han advertido a los vecinos de que tengan cuidado con las brasas que podrían ser arrastradas por el fuerte viento.

Mientras tanto, la jefa de la Policía de Victoria, Christine Nixon, designada por el Gobierno estatal como coordinadora de la ayuda a las comunidades para su reconstrucción, explicó que los equipos de rescate están buscando en las áreas calcinadas "coche por coche" y "casa por casa".

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.