Una clínica tiene previsto reducir la mitad de su alimentación a partir de hoy

Berlusconi prepara un decreto para impedir que muera Eluana

El presidente de la República de Italia, Giorgio Napolitano, habría expresado informalmente su perplejidad por el decreto y su intención de no firmarlo

Valorar:
Nunca vista
preload

Eluana englaro. Foto de la mujer hace 17 años

06-11-2015

Efe    Roma
El Gobierno de Italia, presidido por Silvio Berlusconi, ha comenzado una carrera contrarreloj para aprobar un decreto ley que evite cumplir la sentencia del Tribunal Supremo que autoriza a la familia a ayudar a morir a Eluana Englaro, la italiana en estado vegetativo desde hace 17 años.

"Estamos preparados para intervenir", afirmó Berlusconi al anunciar que se está estudiando la posibilidad de aprobar un decreto ley urgente que regule este tipo de casos, lo que detendría inmediatamente el proceso de suspensión de la alimentación e hidratación artificial a Eluana Englaro, de 38 años.

Según los medios de comunicación italianos, el borrador del decreto ley está ya preparado con el siguiente texto: "La alimentación y la hidratación, como formas de soporte vital y fisiológicamente finalizadas a aliviar el sufrimiento, no pueden ser rechazadas en ningún caso por las personas o por quienes asisten a aquellos que no pueden valerse por sí mismos".

El decreto contiene sólo un artículo, bajo el título "Disposiciones urgentes en materia de alimentación e hidratación", en el se especifica que se aprobará mientras se espera "ratificar una completa y orgánica disciplina legislativa sobre el final de la vida".

Con esta medida urgente, el Ejecutivo italiano espera detener el protocolo médico de acompañamiento a la muerte para Eluana, que comenzará hoy con la reducción de un 50 por ciento de los elementos nutrientes que se le suministran para mantenerla con vida, según informó ayer el neurólogo Carlo Alberto De Fanti.

La mujer está ingresada desde el pasado día 2 en la clínica "Quiete" de Udine, en el noreste de Italia, bajo los cuidados de un equipo de voluntarios dispuestos a suspender progresivamente la alimentación -aunque sin retirar la sonda nasogástrica- hasta su muerte, como ha autorizado la Justicia italiana tras la petición de su familia.

"Estamos manteniendo reuniones para aprobar una medida en el menor tiempo posible, entre este viernes o el próximo martes, para evitar que Eluana muera", confirmó Domenico Gramazio, vicepresidente de la comisión de Sanidad del Senado y miembro de la coalición gubernamental Pueblo de la Libertad.

Los abogados de la familia Englaro indicaron en un comunicado que un decreto de este tipo "detendría" el protocolo médico que ayudará a morir a Eluana, y añadieron que se trata de una "hipótesis constitucionalmente anormal y que no tiene precedentes en la historia de la República italiana".

El Gobierno italiano se moviliza en todos los frentes posibles para evitar que se cumpla la sentencia del Supremo que autoriza a la familia de Eluana a suspender la alimentación e hidratación artificial que la mantiene con vida.

Otra posibilidad que sopesa el Ejecutivo de Silvio Berlusconi es verificar "la idoneidad" de la clínica "La Quiete" de Udine para saber si pueden desconectar a Englaro, que respira sin necesidad de aparatos.

Desde la región de Friuli (donde se encuentra Udine) se ha comunicado ya al ministerio de Sanidad que la clínica "no posee las condiciones" para retirar la alimentación a la mujer pues se trata de una casa de reposo para ancianos.
El centro explicó en una nota que continuará acogiendo a Eluana y especificó que será un equipo de voluntarios externos a la clínica quienes se ocuparán del protocolo médico que llevará progresivamente a la muerte de la mujer.

El presidente de la República de Italia, Giorgio Napolitano, duda si firmar el decreto anti-eutanasia del gobierno de Silvio Berlusconi, que trata de impedir que se cumpla una sentencia del Tribunal Supremo para dejar morir a Eluana Englaro, en estado vegetativo desde hace 17 años.

POLÉMICO PROYECTO DE LEY SOBRE INMIGRACIÓN
El Senado italiano aprobó ayer un polémico proyecto de ley sobre seguridad que contiene medidas como que los médicos puedan denunciar a los extranjeros indocumentados que hayan atendido, así como la tipificación como delito de la inmigración ilegal. El controvertido proyecto presentado por el Gobierno de Silvio Berlusconi pasa ahora a la Cámara de los Diputados para su ratificación final y su conversión definitiva en ley.

La votación del proyecto de ley en el Senado que a pesar de versar sobre seguridad, introduce sobre todo medidas sobre inmigración, se desarrolló en un clima de tensión debido a las duras críticas expresadas durante la sesión por la oposición.
Una de las medidas aprobadas ayer y que más divergencias ha suscitado es la que permite a los médicos denunciar a las autoridades a los inmigrantes indocumentados que se atienden en los centros sanitarios.

La nueva norma, que propuso el partido Liga Norte -que pertenece a la coalición gubernamental- cancela una anterior en la que se prohibía a los médicos delatar a los indocumentados a los habían asistido.

La organización "Médicos sin Fronteras" (MSF) protagonizó durante los pasados días una campaña de protesta bajo el lema "Somos médicos y no espías" para denunciar la posibilidad de que se aprobase esta enmienda.

"Estamos desconcertados ante la decisión del Senado de haber ignorado el grito de alarma de los médicos, enfermeras, obstétricas y cientos de asociaciones", dijo hoy el director general de MSF Italia, Kostas Moschochoritis, quien añadió que esta norma "viola el derecho del secreto profesional".

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.