Washington espera la investidura presidencial más multitudinaria de la historia

Cientos de miles de personas viajan para la jura de Obama

El presidente electo de Estados Unidos recorrerá hoy en tren, bajo fuertes medidas de seguridad, parte de la ruta sobre la cual en 1861 Lincoln llevó a Washington un mensaje de renovación

Valorar:
Nunca vista
preload

Obama. El presidente electo sale de su avión en Filadelfia

06-11-2015

EFE    Washington
Washington ya comienza a recibir a centenares de miles de personas que acudirán a la investidura de Barack Obama como primer presidente negro del país, lo que ha hecho que más de uno haya querido hacer su agosto en pleno enero.

Las autoridades calculan que el martes cerca de dos millones de personas se desplazarán al Capitolio y al Mall, el gran parque que comunica la sede del Congreso con el Monumento a Lincoln a lo largo del centro de la ciudad. Es la mayor cifra registrada nunca para una investidura presidencial.

El presidente electo de EEUU, Barack Obama, recorrerá hoy en tren, bajo fuertes medidas de seguridad, parte de la ruta sobre la cual en 1861 Abraham Lincoln llevó a Washington un mensaje de renovación política para el país.

La historia de Estados Unidos está repleta de imágenes de mandatarios dando discursos desde un tren pero, en víspera de su investidura el próximo martes, el presidente electo hará el recorrido para evocar al emancipador de los esclavos, reiterando su propio mensaje de "cambio".

"Siempre ha evocado la memoria de Lincoln y ahora lo hace de forma muy explícita siguiendo su ruta hacia Washington. Ambos son figuras transformadoras: Lincoln fue el gran emancipador y Obama representa el sueño de los afroamericanos de ser participantes plenos en la vida nacional", dijo a Efe Allan Lichtman, profesor y experto en política de American University.

"Ambos asumieron la presidencia en momentos difíciles para el país, y ambos son artífices de una nueva era política", agregó.

Al igual que Lincoln, Obama hizo su carrera política en Illinois, donde además lanzó su campaña electoral desde el Capitolio estatal en Springfield.

Obama y su familia iniciarán en la estación de la calle 30 de Filadelfia el último tramo de la ruta que realizó Lincoln en febrero de 1861.

Y lo hará en plena era digital -en vez de las fotografías en blanco y negro de entonces-, con discursos, actos políticos y baños de multitudes, pensados para la televisión, con paradas programadas en Wilmington (Delaware), Baltimore (Maryland), y su destino final en Washington.

El recorrido en un tren contratado a la compañía Amtrak, denominado en inglés "Whistle Stop Train Tour", en alusión al silbato de las antiguas locomotoras a vapor, comenzará en Filadelfia porque fue allí donde Lincoln dio un discurso ya camino a su investidura.

Lincoln no paró en Wilmington, pero los Obama sí se detendrán para recoger al vicepresidente electo, Joe Biden, y su familia. Biden es un rostro muy conocido en los rieles porque, como senador de Delaware, ha ido a Washington en tren durante 36 años.

"Honest Abe" hizo su recorrido desde Illinois en doce días, pero Obama lo comprimirá en uno solo y en medio de una vigilancia policial sin precedentes.
Aunque el Servicio Secreto asegura que no hay amenazas contra Obama, la presencia de dignatarios y la investidura del primer presidente negro en la historia de la nación obligan a tomar precauciones.

Así, miembros del Servicio Secreto, las Fuerzas Armadas y los departamentos de policía locales y estatales colaborarán en las tareas de seguridad de la investidura y los actos periféricos que comienzan con este recorrido en tren.

Se espera que "miles" de agentes de 40 departamentos policiales vigilen la ruta de unos 220 kilómetros entre Filadelfia y Washington, tomando en cuenta que en cada parada habrá multitudes.

Quienes deseen comprar un boleto para subirse al tren del binomio presidencial, no podrán hacerlo. A Obama lo acompañan un selecto grupo de periodistas, y 41 estadounidenses de a pie previamente invitados que, durante la campaña, compartieron sus historias de lucha con él.

"Tendremos a 16 familias de 15 estados. Queríamos tener a un grupo representativo de la riqueza del tejido cultural del país y que tuviese historias conmovedoras", explicó a Efe Melanie Roe, miembro del Comité Inaugural Presidencial (PIC, en inglés).

Entre los invitados, agregó, estará la mexicoamericana Rosa Mendoza, una maestra de Las Vegas (Nevada) y, como lo fue Obama en sus inicios en Chicago, una activista comunitaria, y Juliana Sánchez, una viuda y madre de dos hijos, de Albuquerque (Nuevo México).

Sánchez, una trabajadora de salud, figuró en el publirreportaje que la campaña de Obama emitió en horario de máxima audiencia el 29 de octubre pasado, antes de las elecciones, en el que habló de las vicisitudes para sobrevivir en plena crisis económica.

También estará Gregg Weaver, un conductor de trenes en que viajó Biden, y será precisamente él quién tenga la tarea de presentar al vicepresidente electo ante el público.

Además del simbolismo, el viaje también tiene cuestiones prácticas. El sector de transporte espera que, con este golpe publicitario, el entrante Gobierno de Obama llame la atención sobre la urgencia de invertir más en la infraestructura nacional, en especial en mejoras al transporte publico.

Bush: "América debe liderar la causa de la libertad"
El presidente saliente de los Estados Unidos, George W. Bush,  realizó el tradicional discurso presidencial de despedida, cinco días  antes de que Barack Obama le sustituya en el cargo. Durante su  comparecencia en la Casa Blanca ante la plana mayor de su  Administración, Bush destacó que Estados Unidos es el único país que  puede liderar en el mundo la causa por la libertad, y recordó que la  seguridad y prosperidad interna dependen directamente de que se  extienda la libertad en el extranjero. Además, hizo hincapié en la  situación en la que se encuentran Irak y Afganistán, que ahora son  "democracias jóvenes" y "amigos de Estados Unidos". Además, les dijo  a todos los estadounidenses que siempre actuó inspirado "por la  grandeza" de Estados Unidos y "la bondad del pueblo".

"Si Estados Unidos no lidera la causa de la libertad, esta no será  liderada", dijo George W. Bush, que añadió que en el siglo XXI, la seguridad y  prosperidad interna dependen de que se extienda la libertad en el  extranjero. "Al abordar estos retos, Estados Unidos debe conservar su  claridad moral", recordó el presidente saliente.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.