Con derecho a réplica

La fiesta de Teseo

Valorar:
Visto 99 veces

El viernes pasado, aprovechando el Black friday, Sócrates iba a comprar cicuta. Él ya sabía que despreciar a los dioses, y tener ideas en contra del pensamiento dominante, no estaba bien visto. Así que aceptaba con ironía y tranquilidad su fin. Lo que no iba a consentir el viejo filósofo es que le cobraran ni una moneda de más por un botecito de cicuta, no quería que le echaran a él la culpa de de la deuda griega, así que decidió navegar por Internet para buscar las mejores ofertas.

Sócrates estaba muy relajado, porque dejaba la dialéctica, el diálogo, en las manos de su discípulo Platón, y estaba seguro que acabaría encontrando la verdad. Al menos así se lo había dicho en el grupo de whatsap que compartían también con Aristóteles, Kant y Rousseau. Y del que había echado a Maquiavelo por pesado y a Nietzsche porque no le gustaban sus bigotes. Los filósofos son muy suyos, se ponen a pensar y se quedan solos, y ya saben, queridos lectores, que nada asusta más al poder que un grupo de personas dándole al coco.

Pues en esa estaba Sócrates, saltando de las páginas de Amazon a las de Ebay para encontrar los mejores precios, cuando sonó el teléfono. Era Catalina Cáceres, Miss Mundo Chile, que había declarado públicamente, y con mucha sensatez, que estaba a favor del matrimonio homosexual y de que las persona del mismo sexo pudieran adoptar hijos. Sócrates, a pesar de la misoginia propia de su época, respetaba a Catalina, le había derribado prejuicios ancestrales, porque hasta que ella rompió el molde, las modelos no pasaban de pedir la paz en el mundo y poco más.

Catalina le dijo que se estaba liando una fiesta sorpresa para despedir a Teseo antes que se fuera al laberinto a cargarse al cansino del Minotauro. Ariadna había conseguido por fin el puñal mágico y un ovillo de hilo y Teseo estaba dispuesto a partirle el corazón al cabeza de toro y a salir del laberinto sano y salvo, muy majete el chaval. La fiesta iba a ser por todo lo grande, la música correrá a cargo del dj Bass, que ha regresado indemne de su gira por la América de Trump, y eso tiene mucho merito. Y en el catering habrá sobrasada y queso de Menorca, que son los mejores del mundo, Teseo se lo merece.

Al evento estaban invitados: Lobezno, que no se perdía una, Wally, al que por fin habían encontrado, la tía Antoñita, que estaba litigando con las eléctricas por avariciosas y crueles. Un grupo de personas refugiadas con mucha marcha, que lograron llegar a Bruselas y sacarles todos los colores de la vergüenza a los mediocres, y dañinos, políticos europeos. Bob Dylan, que pasa de ir al Nobel pero a esta se apunta. El señor Antonio, que cerró todas sus cuentas bancarias, y se gastó la pasta en empapelar con carteles de ladrones todas las entidades bancarias de su ciudad. Pilar, la actriz que protagoniza el último anuncio de lotería, ha debutado en la interpretación con 84 años, demostrando que nunca es tarde. Un grupito de científicos españoles recién llegados de Boston, que salieron cuando cerró el último laboratorio de aquí. Madame Curie y Emmeline Pankhurst, estas mujeres se lo han currado mucho. Campanilla para darle color y un larguísimo etcétera. ¿Te vienes?

Sócrates cerró Google y se fue a buscar la mejor de sus túnicas, lo de la cicuta puede esperar. Cuando el otoño se torna profundo, y la realidad se pinta de negro intenso, como si estuviéramos en un laberinto sin salida, lo mejor es irse a una fiesta, aunque sea tan surrealista como esta. Feliz jueves.

conderechoareplicamenorca@gmail.com